La gran diversidad faunística de la selva paranaense contrasta paradójicamente con la escasez de individuos en cada especie. Sumado esto a la exuberante vegetación que conforma un ambiente tupido, hace muy difícil la observación de los animales. No obstante, nuestra presencia será observada permanentemente por ellos, desde sus escondites disimulados entre la vegetación.