Las condiciones de la tierra, humedad y temperatura hacen propicio el ambiente para la auto-conservación del ecosistema, favoreciendo el desarrollo de una flora exuberante y una fauna de gran diversidad biológica.

   La vegetación se distribuye en estratos.