15. mar., 2017

Foto

Pero en realidad se trata de larvas de avispas sínfitas (sin cintura) de la familia Pergidae. Como se puede observar en la foto de Perreyia flavipes, estas larvas se desplazan sobre la hierba todas juntas para protegerse de los predadores. Además son poseedoras de toxinas hepatotóxicas para el ganado, muriendo los animales que las hubiesen ingerido inadvertidamente durante el pastoreo, a las 48 horas después de los primeros síntomas, por lo que en portugués se las conoce con el nombre de “larvas mata-porcos”.