Más de 500 especies de aves habitan la selva misionera y al igual que con los mamíferos se deberá tener mucha paciencia para observarlas, siendo posible a veces sólo escuchar su canto.